Teléfono: (+34) 629 939 041  mail: lacasadelcanariotimbrado@gmail.com

PARA CUALQUIER INFORMACIÓN LLÁMENOS

Su compra
Carro vacío

Sociabilizar al canario timbrado

Es frecuente identificar tan solo la mejor virtud del canario timbrado: su canto. Sin duda una virtud insuperable, pero los timbrados además son excelentes masotas de las que disfrutar y con las que aprender valores y  potenciar otras habilidades como la paciencia, el afecto o el orden en las rutinas. Por este motivo es muy interesante acostumbrar a nuestro canario timbrado al contacto con el ser humano, evitar que sea asutadzo y esquivo e incluso adiestrarlo para poder tenerlo en la mano.

Para poder llegar a tener un canario timbrado en nuestra mano sin que se estrese hay que empezar a acostumbrarle cuando aún es un pequeña cria. Comenzaremos  cuando tenga como mínimo un par de semanas semanas de edad, aun no habrá empezado a abandonar el nido pero ya empiezan a asomar algunas plumas.

Hay que tener en cuenta que por lo general resulta menos laborioso adiestrar a las hembras que los machos de canario al ser estos mas vivos y nerviosos que las hembras de canario que son mas dóciles y confiadas.

El primer paso a seguir será sacarlo de la jaula con mucho cuidado de que no se nos caiga ya que el canario es muy pequeño y podría lastimarse, lo iremos acariciando y lo pondremos sobre nuestro dedo índice para que se acostumbre a nosotros, estas primeras salidas de la cria no deben de ser muy prolongadas ni demasiado lejos de la jaula donde se encuntre la madre, como máximo 5 minutos ya que el polluelo no debe enfriarse.

Mas adelante, al rededor de los 21 días, cuando los polluelos ya salen del nido y dan unas vueltas por la jaula aumentaremos el tiempo de contacto con nosotros:unos 5 minutos. Lo pondremos sobre el dedo índice que hará las funciones de palillo de la jaula y lo acariciaremos para que se acostumbre al tacto del ser humano. Tambien podemos mover nuestro dedo arriba y abajo suavemente para reforzar su equilibrio ya que la cria de canario se agarrará mas fuerte.

Podemos enseñarle a comer de nuestra mano dándole alguna golosina como bizcocho o magdalena de pájaros, ponerle alguna semilla y así comerá de nuestra mano. Ya con un mes y una semana de vida empezaremos a sacarle más de 10 minutos, una vez que ya esté apartado de sus padres y en su propia jaula propia.

El canario tambien debe de estar acostumbrado a su jaula, algunos autores recomiendan que por cada hora que permanezca fuera de la jaula, debe regresar a ella unos 30 minutos para que coma, beba y descanse.